¿Son deducibles o no las provisiones contables relativas a los riesgos de la cartera de crédito de los bancos?

post

provisiones contables

Por: Gabriel Ruan Santos

 

Resumen.

La posibilidad de deducción de las provisiones contables a los efectos del impuesto sobre la renta ha sido siempre una cuestión controversial en Venezuela, porque ha existido una jurisprudencia negativa genérica sobre la deducibilidad de las reservas obligatorias o facultativas de las empresas, con excepción de las impuestas legislativamente a las compañías aseguradoras y sociedades de capitalización.

Esta postura de rechazo, reflejada en tópicos de interpretación legal, ha sido extendida sin mayor reflexión a las provisiones contables en general, en virtud de que la doctrina nacional no ha distinguido entre las reservas y las provisiones contables, ni ha tenido en consideración el profundo cambio ocurrido en el régimen jurídico de ciertas actividades económicas y las respectivas reglas de contablidad, absorbidas por normas dederecho, así como también en la ampliación y aplicabilidad general de los requisitos legales para la deducibilidad de los costos y de los gastos de las rentas empresariales.

Esta ponencia se propone entonces contribuir con una seria reflexión esencialmente jurídica sobre la cuestión, que permita llegar a conclusiones diferentes de las que emergen de una aparente inercia doctrinal en Venezuela, respecto de esta materia.

Breve historia de la cuestión. 

Tópicos de interpretación legal. 

Desde los inicios del impuesto sobre la renta en Venezuela, durante los años cuarenta del siglo XX, hubo una postura negativa genérica de la jurisprudencia tributaria frente a la posible deducción de las reservas legales o facultativas efectuadas sobre las utilidades de empresas, e implícitamente respecto de las provisiones contables para la prevención de los riesgos por deudas vencidas, morosas o en vías de ser calificables como incobrables, a los efectos de la determinación de la renta neta gravable con dicho impuesto. La jurisprudencia ha limitado siempre la deducción de las reservas a las hipótesis previstas expresamente en la Ley de Impuesto Sobre la Renta (LISLR).

 

Comments are closed.