Reducción drástica de la carga tributaria y Reforma fiscal inmediata

post

post

Por: Luis Hernando Franco Murgueitio

 

China y otros países desarrollados como los EUA han demostrado que el crecimiento del país no requiere perseguir a sus industrias y empresas en general; por el contrario, el Estado tiene que ser un aliado y no un enemigo de los negocios, después de todo es del trabajo de estas firmas, que el país obtiene su sustento para crecer y garantizarle la calidad de vida a sus ciudadanos.

La carga fiscal en nuestros países es exagerada, confiscatoria, injusta y desordenada y si no hay un cambio drástico, las empresas no podrán competir en los mercados internacionales y el mercado interno también se estancará.

esulta desestimulante para empresarios e inversionistas y, por reacción, generadora de máximas inequidades, pues se traduce en búsqueda de atajos y de opciones que finalmente llevan a menores recaudos.

Téngase presente que la “carga” no es solamente la del pago. Es también la de las obligaciones formales tales como reportes engorrosos, complejos, numerosos y amenazantes (léase anexos de declaraciones tributarias, medios magnéticos, precios de transferencia, requerimientos ordinarios que piden trasladar copia de una contabilidad entera, entre otros). A consideración, con la invitación para que insistamos en la defensa de los Derechos del Contribuyente y para que evitemos que nuestro Derecho Tributario lo sea cada vez menos, porque se permita continuar su paso hacia una técnica fiscal que tiene mucho de casuismo, forma y rigorismo, en vez de filosofía y fondo.

Por el camino actual vamos a contravía de la integridad de un sistema, que si busca fortalecerse en lo financiero y lo comercial debe alcanzar claridad, estabilidad, transparencia y certeza. Los países emergentes contamos con marcadas fortalezas en mano de obra, capacidad intelectiva, recursos naturales y calidad de vida.

Continuar Leyendo

SUSCRIBETE

Comments are closed.