post

post

 

 

Por: José Alfredo Hernández Linares.

Si la intención del RIF es atraer a contribuyentes que están en la informalidad, puede que resulte complicado que se acojan a él, ya que no existe una cultura de institucionalización de negocios en México.

Antecedentes :

La actual Administración Tributaria se planteó como objetivo incrementar la recaudación fiscal y base de contribuyentes, de manera que para lograrlo resulta evidente que deben participar todos los sectores de la población. En este sentido uno de los principales problemas a combatir es la informalidad y para disminuirla se pretende facilitar el cumplimiento de las obligaciones fiscales, incluyendo por una parte el pago de impuestos para lograr su incorporación de manera inmediata al padrón de contribuyentes.

De acuerdo con lo anterior, para el ejercicio fiscal 2014 se estableció en la Nueva Ley del Impuesto sobre la Renta (Nueva LISR) el Régimen de Incorporación Fiscal (RIF), que será aplicable a las personas físicas con actividad empresarial cuyos ingresos sean de hasta dos millones de pesos en el ejercicio inmediato anterior. Este régimen sustituye al Régimen Intermedio y al Régimen de Pequeños Contribuyentes (REPECOS) aplicables hasta 2013, y con esto se pretende que la incorporación a la formalidad atraiga esencialmente a quienes ya realizan una actividad empresarial, enajenan mercancías o prestan servicios y no cumplen con sus obligaciones fiscales, para lo cual el RIF, un régimen transitorio, facilitará la información a la formalidad de todos aquellos que hasta ahora han sido no contribuyentes.

 

Comments are closed.