La suspensión del envío de contabilidad ante al SAT

envío de contabilidad

 envío de contabilidad

Por: Silvino Vergara Nava

Dentro de las diversas modificaciones a las leyes fiscales que se llevaron a cabo durante el año de 2014, encontramos la obligación del envío de la contabilidad por parte de los contribuyentes ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT) en forma mensual –artículo 28 del Código Fiscal de la Federación (CFF)- que debió la entrar en vigor en el citado ejerció fiscal de 2014 en atención a las reglas de carácter general que emitiera el mismo SAT. Sin embargo, ante la complejidad de dicho deber, en la Ley de Ingresos de 2015 se estableció que para éste mismo año daría inicio dicha obligación, nuevamente delegando su arranque a la decisión del SAT en una regla de las denominadas de miscelánea fiscal, por lo cual la obligación para las personas morales y físicas que hayan contado con ingresos de más de cuatro millones durante el ejercicio fiscal de 2013, están obligados a cumplir con la disposición a partir de 2015.

Lo anterior quiere decir que se prorrogó la vigencia hasta este año y debido a que esta carga adicional representa mayores costos a los gobernados, la fiscalización permanente al contribuyente de sus obligaciones fiscales acarrea el riesgo que conlleva enviar la contabilidad por internet,, de modo que se promovieron una diversidad de juicios de amparo y que la propia Suprema Corte de Justicia de la Nación en tesis de jurisprudencia determinó que ante la solicitud de suspensión de dicha obligación por el gobernado que promovió juicio de amparo, procede la suspensión definitiva del acto reclamado, esto es, no realizar el envío de la contabilidad, hasta en tanto se resuelve en definitiva el juicio de amparo.

Por su parte, para el año de 2016 las personas morales y físicas restantes, tendrán que enviar la contabilidad por internet al SAT, lo cual avizora otra oleada de juicios de amparo en contra de esta medida, que por hoy se encuentra escontrolada.En contexto de esto, cabe notar que existen muchos contribuyentes incapacitados tecnológica y económicamente para enviar la contabilidad por esa vía, de manera que los juzgados, no podrán determinar el sentido de las sentencias de los juicios de amparo, y las autoridades fiscales toleran el incumplimiento ante la incertidumbre generada por el legislador por una medida de la cual se desconocen los alcances de vigilancia, seguridad y operación de la misma.

Deja un comentario