Captura

Captura

Por: Hilario Barcelata Chávez

 

Un argumento generalizado que intenta justificar que los estados hayan incrementado su deuda pública durante los últimos años, se relaciona con que los recursos que han obtenido mediante la contratación de empréstitos se aplicarían al gasto público, para impulsar el desarrollo estatal.

Si esto fuera cierto, sería de esperar que hubiesen servido para nutrir el crecimiento económico y mejorar la calidad de vida de sus habitantes. Sin embargo, este análisis muestra que esto no es cierto. La deuda pública estatal no propicia crecimiento económico.

Para corroborar la validez de esta hipótesis, he agrupado a los estados del país de acuerdo con el valor de su deuda como proporción de su PIBE, de manera que se obtuvieron cinco grupos:

De Muy Alto endeudamiento, en donde se ubican aquellos estados cuya deuda representa más del 5% de su PIBE. Ahí están Quintana Roo en primer lugar, con el 7.7%, Coahuila con el 7.1%, Chihuahua con 7%, Nayarit con 6.3%, Chiapas con 6.1% y Veracruz con 5.5%.

b. De Alto endeudamiento, que agrupa a los estadoscuya deuda es mayor de 3% y menor de 5% del PIBE que son: Zacatecas, Michoacán, Sonora, Nuevo León, y Colima.

c. De Mediano endeudamiento, con deuda que oscila entre el 2% y el 3%. Ahí se ubican nueve estados:

Baja California, México, Baja California Sur, Jalisco, Sinaloa, Oaxaca, Durango, Tamaulipas, y el Distrito Federal.

d. De Bajo endeudamiento, que concentra ocho estados cuyas deudas son mayores al 1% y menor al 2% y son: Aguascalientes, Puebla, Hidalgo, San Luis Potosí, Morelos, Guanajuato, Guerrero y Yucatán.

e. De Muy Bajo endeudamiento, con una deuda menor al 1% de su PIBE, en donde se ubican cuatro estados: Tabasco, Querétaro, Campeche y Tlaxcala.

 

Continuar Leyendo

SUSCRIBETE

Comments are closed.