post

post

Luis González Cortezano

 

Hoy hablaremos del aviso de privacidad, que se ha hecho tan necesaria su aplicación en virtud de lo problemático que resulta en la actualidad la información de datos personales en poder de particulares y siendo así, lo primero, antes de establecer el significado del término que nos ocupa, es determinar el origen etimológico del mismo.

En este sentido, hay que exponer que el citado se encuentra en latín y en concreto en el verbo privare, que significa “privar”, que a su vez dio lugar a la aparición de la palabra privatus que se puede definir como “aquello que no es público”.

Privacidad es aquello que una persona lleva a cabo en un ámbito reservado (vedado a la gente en general). Un sujeto, por lo tanto, tiene derecho a mantener su privacidad fuera del alcance de otras personas, asegurándose la confidencialidad de sus cosas privadas.

Es posible asociar la idea de privacidad al concepto de intimidad, aunque pueden emplearse con distintas variantes.

 

 

Por ejemplo:
“Como actor, tengo la obligación de difundir mi trabajo, pero también debo exigir que respeten mi privacidad”, “Un hacker violó mi privacidad y estuvo revisando mis correos electrónicos”, “Ese tipo de acciones deberían permanecer en la privacidad de cada individuo”.

Comments are closed.