Donativos a instituciones autorizadas

donativos a instituciones

donativos a instituciones

Por: Héctor Bourget Ontiveros

 

Dentro de las deducciones personales, la norma permite que las personas físicas puedan hacer donativos y que los puedan deducir, para ello, existen una serie de reglas y bases que se deben cumplir, así como los topes máximos que actualmente presenta la norma para su cumplimiento a fin de que no existan beneficios excesivos para un contribuyente. Sin embargo, el tope que se menciona en el artículo 151 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta, no parece tener debido sustento constitucional, es decir, parece su redacción inconstitucional por permitir exclusivamente el 7 por ciento de los ingresos acumulables que sirvan de base para calcular el impuesto sobre la renta a cargo del contribuyente en el ejercicio inmediato anterior, a aquél en el que se efectúe la deducción; y, cuando se trata de donaciones efectuadas a favor del sujeto activo de la relación jurídico-tributaria (Estado, Federación o Municipio), solamente se permite deducir el 4 por ciento de los ingresos acumulables.

Cuando se excede de los porcentajes previstos por la ley, será considerado como ingreso acumulable, situación que será estudiada a fin de acreditar su inconstitucionalidad por privar al contribuyente de participar activamente en beneficio de la colectividad. Son embargo, para otro tipo de deducciones personales se permite que tributen hasta el 10 por ciento, aspecto que trasgrede los principios de equidad y de proporcionalidad tributarias, como se dejará en claro durante este ensayo.

Con la obligación del pago del tributo, el Estado, por medio de sus normas de carácter general, permite que los contribuyentes puedan deducir los gastos que son indispensables para cumplir con el objetivo o actividad comercial que desempeñe cualquier persona. La obligación tributaria de las personas físicas se encuentra ubicada dentro del título IV, de la Ley del Impuesto Sobre la Renta, y se menciona que este impuesto grava de forma diversa los ingresos que se obtengan en función de la fuente de que se obtiene; e incluso prevé deducciones muy específicas para cada hipótesis contenida en la ley como son los ingresos por salarios, percepciones provenientes por la prestación de un servicio personal subordinado; ingresos por actividades empresariales y profesionales; ingresos por arrendamiento y en general por otorgar el uso o goce temporal de bienes inmuebles; ingresos por enajenación de bienes; ingresos por adquisición de bienes; ingresos por intereses; ingresos por la obtención de premios; ingresos por dividendos y en general por las ganancias distribuidas por personas morales, y otros ingresos.

El artículo 152 de la misma Ley del Impuesto Sobre la Renta establece, básicamente, que las personas físicas sumarán los ingresos que obtengan por cada uno de los ingresos que se mencionaron en el párrafo que antecede, después de efectuar las deducciones autorizadas en cada uno de ellos. El tope que da la ley a tales consideraciones es al mencionar que el monto total de las deducciones que podrán efectuar los contribuyentes en los términos del artículo 151 y del artículo 185, de la Ley del Impuesto Sobre la Renta, no podrá exceder de la cantidad que resulte menor entre cuatro salarios mínimos generales elevados al año del área geográfica del contribuyente, o del 10 por ciento del total de los ingresos del contribuyente, incluidos aquéllos por los que no se pague el impuesto.

Deja un comentario